Ecologia y Feminismo

Ecología y feminismo son la definición de este principio de siglo.

Nunca estas luchas han sido más fuertes, más conscientes. Puede parecer que una no tenga nada que ver con la otra, pero no es así.

La definición de ecología es

“Rama de la biología que estudia larelación de los seres vivos con el medio que habitan, las interacciones entre diferentes especies y las modificaciones que pueden ocasionar en el medio.”

Ambas luchas buscan un mundo mejor en el que todos podamos vivir en paz, en una relación igualitaria y de equilibrio armónico.

El origen etimológico de ecología es del griego oikos que significa hogar, y hogar nos lleva a mujer, a madre, que históricamente siempre ha cuidado de él. La tierra es madre y según algunas culturas, religiones o creencias, el único dios –diosa- real y verdadera es: La Madre Naturaleza.

Algo está cambiando afortunadamente. Los movimientos de estos dos últimos años del 8M dando voz a las mujeres, por ejemplo, o las concentraciones de jóvenes de toda Europa los viernes para exigir el cumplimiento de las leyes del cambio climático.

Con solo 16 años Greta Thunberg ha conseguido inspirar todo un movimiento internacional contra el cambio climático, la protesta conocida como Fridays for future. Todo empezó con ella, plantándose cada viernes frente al Parlamento sueco con una pancarta. Desde entonces se han sumado a las protestas contra el cambio climático más de 1600 ciudades alrededor del mundo.

En la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos, un gesto, el de Rosa Park al negarse ceder su asiento en el autobús a un blanco e irse a la parte de atrás, es considerado el inicio de dicho movimiento.

El 8 de marzo de 2018 fue el primer 8M. La primera huelga feminista a nivel mundial. Fue una protesta global, claramente política, cargada de emoción y razón (dos elementos imprescindibles para la revuelta feminista), respondiendo a un llamamiento que exigía un cambio y cuyo impacto político, social y mediático está por valorar en toda su dimensión.

El 8M empezó calentando motores con el  Me Too, nombre de un movimiento iniciado de forma viral en las redes sociales. Se inició en octubre de 2017 para denunciar el acoso y agresiones sexuales en el mundo del cine.

La frase, utilizada durante mucho tiempo en este sentido por la activista social Tarana Burke, fue popularizada por la actriz Alyssa Milano, quién animó a las mujeres a tuitear sus experiencias y así demostrar la naturaleza extendida del comportamiento misógino. Desde entonces, el hashtag ha sido utilizado por más de 500 000 personas, entre ellas muchas celebridades.

Todos podemos hacer algo por salvar el planeta, todos debemos hacer algo por salvar el planeta. Seguramente nuestros pequeños gestos no generarán un movimiento a nivel mundial, pero todo cuenta. Ecología y feminismo son un ejemplo de esto. 

Empecemos a tomarnos en serio lo del consumo responsable, comprar marcas que ayuden a la mejora del planeta y utilicen materiales biodegradables y ecológicos, marcas como esta para los primeros zapatos de nuestros bebes. Un primer paso. Eduquemos a nuestros hijos en igualdad, enseñándoles que el mundo, la vida debe ser igual para todos.

Ahora es el momento, cuidemos a nuestra Madre, cuidemos el planeta, porque no tenemos nada más.