Hecho a Mano

Fabricación artesanal – Hecho a mano

Hecho a mano en España, nuestro proceso de fabricación es totalmente artesanal y ha sido transmitido de padres a hijos, ahora a nietos, para mantener la esencia de un producto cuidado y perfectamente acabado.

Diseño – Patrones: Todos nuestros diseños son exclusivos y originales, creados por nuestro equipo de diseño y dibujados a lápiz en una cartulina.

Con esto podemos variar el diseño las veces necesarias hasta dar con el modelo correcto.

Una vez aceptado el modelo se procede a sacar en cartulina las piezas que lo componen, con las medidas correspondientes.

Tras esto, las piezas son pasadas a cartón reciclado para poder ser cortadas a mano.

Cortado: Lo hacemos a mano con cuchilla, evitando de esta forma la creación de troqueles metálicos y su impacto negativo en el medio ambiente al tener que desecharlos.

Creando  puestos de trabajo y no sustituyéndolos por maquinaria y mantenemos así nuestra esencia de fabricación artesanal.

Aparado-Cosido: Aparado tradicional, pieza a pieza, utilizando hilos de algodón natural y maquinaria unipersonal (sin cadenas con programación por ordenador).

Hecho a mano en España – Fomentando empleo

Lo que ayuda a crear más puestos de trabajo ya que el proceso es artesanal y requiere de más personal para realizarlo.

Una labor muy importante que requiere de gran precisión.

El calzado de bebé son muchas piezas y muy pequeñas que deben ser cosidas al revés para poder aparar la planta y que todas las costuras finales queden al interior.

La mas mínima desviación en los puntos de referencia donde se inicia el cosido conllevaría un aparado defectuoso y por tanto un calzado final defectuoso.

Al ser piezas tan pequeñas el margen de error es mínimo.

Esta labor requiere de gran destreza y precisión para conseguir un aparado perfecto y así un artículo final perfecto como en Musgo Baby exigimos.

Vuelto: Al ser aparado, el calzado queda totalmente del revés por lo que cuidadosamente de manera manual hay que darle la vuelta para el siguiente proceso que sería el montado.

Para hacerse una idea podríamos pensar en darle la vuelta a un calcetín, pero mucho más complejo ya que la piel y el cosido hacen que esta labor  sea un reto.

Hay que darle la vuelta sin quebrar las costuras y sin dañar la piel.

Una vez vuelto se procede delicadamente a empujar toda la línea de aparado que une el corte con la planta.

Con esto conseguimos que en el siguiente proceso se adapte la horma perfectamente y no queden pliegues.

Hecho a mano con Destreza

Montado de peucos

Una labor esencial y complicada que requiere de gran destreza y, sobre todo, de mucha visión.

son muchos los factores que pueden decantar un artículo correcto o defectuoso en este proceso.

Se utilizan una mesa común con un sirlo donde anclamos la horma.

Únicamente se utilizan tres herramientas; un martillo un calzador y una horma, las cuales están certificadas y validadas ya que la horma es a fin de cuentas un molde del pie de un bebé.

El proceso se inicia introduciendo parte de la horma en el calzado

Seguidamente anclamos la horma al sirlo para poder trabajar con mayor precisión al estar semifíja y con movimiento circular para poder ver toda la línea de aparado en 360º

Ayudándonos de un calzador y con delicadeza, introducimos la horma por completo en el calzado

Seguidamente se observa y con las manos se va ajustando a la horma para dejar el corte de calzado recto a línea con la horma y que no quede torcido

Después se pasa al martilleado, sujetando el peuco fuertemente con una mano procedemos a martillear y chafar todos los bultos e imperfecciones.

Para conseguir dejarlo liso sin bultos ni arrugas que puedan ocasionar molestias al bebé

Una vez finalizado este laborioso proceso de martilleado se vuelve a comprobar que está en la posición adecuada a la horma y que no esté torcido quedando así totalmente adaptado a la horma

Secreto de tradición

Seguidamente lo introducimos en un horno un periodo de tiempo y a una temperatura especifica.

MusgoBaby  lo guarda como secreto de nuestra tradición ya que esta es la temperatura perfecta para que la piel adopte totalmente la misma forma que la horma sin sufrir el mas mínimo daño

Finalizado el periodo de tiempo sacamos del horno el peuco y lo dejamos enfriar naturalmente hasta quedar a temperatura ambiente.

Proceso que debe durar varias horas y que consigue que la piel haya cogido exactamente la misma forma y dimensiones que la horma

Para finalizar esta labor de montado se retira la horma cuidadosamente, quedando así un zapatito suave y cómodo con las medidas exactas a la del pie de un bebé.

Revisión y envasado: Una vez terminado el peuco, se procede a complementar según cada modelo. Se añaden los cordones, etiqueta, etc…

Tras esto, se introduce la planta interior donde queda referenciada cada talla.

Por último la revisión final donde detenidamente se analiza para comprobar que el resultado es perfecto.

Como proceso final se introduce en nuestros envases naturales y queda listo para ser enviado a nuestro cliente final.

Quieres saber que materiales utilizamos? Haz Clic Aqui

Puedes ponerte al día con nosotros en Facebook e Instagram